Type and Enter to Search

Revista digital cultural de Compostela

Bloom Santiago Locales bien Musica

Bloom, cinco años por el camino de baldosas amarillas

 

Estuvimos en el 5º aniversario del Bloom, un homenaje a la fiesta y a uno de los emblemas de la nocturnidad compostelana.

 

Siempre hay locales sobre los que resulta más complicado escribir porque funcionan más como puede hacerlo una familia que como un simple negocio. Ese es el caso de Bloom. Un elemento fundamental en Compostela que se ha labrado la fama de clásico de la noche, llenando cada fin de semana los dos pisos que tiene. Y que el pasado sábado celebró su quinto aniversario. Fuimos a felicitarles y a tirar algunas fotos, como no podía ser de otra manera.

Quien todavía no lo conozca, que vaya y lo descubra, quien no haya bailado allí que se acerque y se divierta, quien no se haya perdido allí y terminando hablando con desconocidos en cualquier espacio libre de baile, que lo pruebe. Y es que se trata de uno de los locales más divertidos de todo el casco viejo de la ciudad. Con música que va del pop clásico a la electrónica y con dj’s invitados, es un lugar que te acoge desde el primer minuto, como si hubieses entrado en tu propia casa y alguien hubiese puesto una bola de neón gigante en el techo y música a todo volumen.

Bloom significa florecimiento, brotar, abrirse, prosperar, mancha, vello. El Bloom es un lugar libre, que ha florecido y que supo crecer y mantenerse, desacomplejado, una estética de espectáculo, colores chillones, bailes sudados, mucha y buena fiesta.

Si resulta tan difícil escribir y que os expliquemos en qué consiste el Bloom es porque, como una familia, este local tiene su idiosincrasia interna, su propio sistema, siempre se nos va a escapar la explicación y el sentido real de lo que es.

Con motivo de su quinto aniversario los más fieles dedicaron palabras sentidas y bonitas para este lugar, y sin lugar a dudas las de Román Padín fueron de las más interesantes (que podéis encontrar en el Instagram del Bloom y que os recomendamos, y mucho, leer).

Hablando del Bloom dice que es “un lugar que surgió como un homenaje a la amistad, el amor, la valentía y las ganas de vivir” y el local supone un hito pop en la ciudad, “creando un lugar de encuentros breves, polvos rápidos, tragos largos, bailes frenéticos y fantasía siguiendo el camino de baldosas amarillas”.

Esa descripción es mejor que cualquier otra que podamos escribir aquí. Lo que sí que podemos hacer es recomendártelo, una y mil veces. ¿No conoces el Bloom? Pues deberías ir a visitarlo.

 

Redacción: Román Aday / Fotografía: Aroa Martínez
Publicado por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies