Type and Enter to Search

Revista digital cultural de Compostela

Cultura Entrevistas Literatura

“Macarras interseculares”, el nuevo libro de Iñaki Domínguez cuenta una historia a través de mitos callejeros de Madrid

Iñaki Domínguez es uno de los filósofos más irreverentes del panorama. Escribe libros para todo el mundo y libros que siempre interesan. La historia de Manson, el timo de la autoayuda o las características de los hipsters fueron algunos de los temas de sus anteriores obras. Y ahora saca un nuevo libro, “Macarras interseculares”, un rastreo de las principales leyendas urbanas y criminales del Madrid de los noventa. El cambio de siglo, el graffiti o el hip-hop son algunos de los elementos de fondo en un escenario que nunca se había dibujado ni tan bien ni con tanta precisión.

Compostelaesbien: -De dónde te viene la idea de escribir este libro?

Surgió espontáneamente, antes de publicar incluso mi primer libro. Nací en el 81, así que mi etapa es la intersecular, el paso de los 90 a los 2000. Y pensé que molaría hacer un libro contando la historia real de los tipos que me encontraba saliendo por ahí, de los macarras.

Luego conocí a José Pons, el editor de Melusina, y estábamos tomando unas cervezas y me levanté y dije que me encantaría hacer un libro que se llamase “Macarras interseculares”, y que hablase sobre los macarras de Madrid. Ya te digo que fue espontáneo, no hubo un plan (en principio). Y el editor me dijo que quería ese libro, y a partir de ahí me puse a investigar y a hacer entrevistas.

CEB: ¿Tenías algún tipo de intención al hacerlo?

No hay un gran plan detrás, simplemente me pareció una buena idea y me puse a ello.

CEB: ¿Y qué imagen crees que queda de Madrid o cualquier ciudad viéndola a través de sus mitos urbanos?

No creo que sea algo tan diferente. Todas las ciudades cuentan con historias similares, y no es que perjudiquen a la ciudad. Cualquier sociedad compleja genera delincuencia, marginación y demás. España en concreto tiene muy bajos niveles de crimen, pero es una realidad que está ahí y a mi juicio no hay que tapar las cosas. Me gustan las cosas reales y no me gusta el adoctrinamiento moral, como el que impera hoy en día. El libro además tiene un valor documental. Y me interesa mostrar las cosas tal y como son, y dar voz a las personas de otros ámbitos que normalmente no tienen voz.

CEB: Cómo fue el proceso de creación del libro.

Yo salía mucho, y también fui grafitero. Eso me ha permitido tener contacto con gente, y en ese mundillo fui conociendo gente, así que no fue complicado contactar con personas e ir tirando del hilo. Y luego he usado Facebook como para encontrar a Don Pacheco, y tirando también de recuerdos míos, personas míticas o legendarias, tengo buena memoria para eso y me acordaba de ellos. Y fue muy interesante para mí buscarles para desentrañar la realidad detrás del mito. Y luego a muchos otros los fui descubriendo por el camino.

CEB: ¿Cómo se lo tomaron los contactados a la hora de hablar?

Uno me mandó a la mierda, pero en general la gente fue bastante participativa. Los peores fueron los colegas míos, que fueron los que menos me ayudaron. Luego me encontré con alguna gente muy introvertida y con otra muy extrovertida. Y algunos, cuando veían lo que habían dicho, pues cambiaban alguna cosa y tal. Muchas veces la gente que habla no se da cuenta de lo que está diciendo.

CEB: ¿Y les ha gustado el libro a los que salen en él?

No sé todavía no me han dicho nada pero me imagino que en general bien.

CEB: ¿Cómo viste luego a esos macarras a nivel personal?

Pues bastante bien todo, son gente maja. Claro que a lo mejor han hecho cosas malas, pero la gente que he entrevistado eran buenas personas. Y es un poco importante también acercarte a esa figura, la del macarra, para ver que quizás no son como otros te habían contado.

CEB: ¿Ha cambiado la idea que tenías sobre el “macarra” clásico?

Sí, claro, en un montón de cosas. Un elemento importante, por ejemplo, fue la inmigración interior, el paso de la zona rural a la ciudad, como sucedió en Vallecas. En ese barrio muchos de los macarras eran de zonas rurales, campesinos y demás, y al venir a la ciudad se maleaba mucho, porque en la ciudad se concentra el crimen y las patologías mentales. En el campo por lo general el crimen y las patologías mentales son menos comunes.

También la importancia del cine, los cines macarras en Madrid. La influencia del cine en la creación de pandillas callejeras, como con West Side Story, fundamental para que surgiesen muchas historias en Madrid.

CEB: De todas las que cuentas, ¿hay alguna historia que destaque especialmente?

Una en la que hay un tipo que está con su novia. Y ella se pincha heroína y le da la una sobredosis porque es muy pura, y se la lleva la Cruz Roja, y mientras están atendiendo a su novia el tipo se mete en el baño y se mete un pico y se muere. Ella sobrevive. Esa es muy fuerte.

CEB: ¿Notas alguna diferencia entre esa infancia y la de ahora?

Sí, claro, enorme. Ya no solo por lo que sale en el libro sino por mi propia experiencia. Entonces la violencia era mucho más común. Yo vine a España en el 91, y aquí el profesor te pegaba hostias si no hacías bien la división. Era otra época. Te pegaban en la casa, en el colegio, en la calle… Hoy en día hemos pasado a una reacción excesiva de reblandecimiento del todo. Cualquier chorrada es fascismo, cualquier chorrada es violencia, cualquier chorrada es una agresión.

CEB: ¿Y qué defenderías?

Un equilibrio. El respeto a la autoridad y que la autoridad no abuse. Ya sean padres, policías o profesores. Pero otra cosa es invertir la autoridad y que un niño de 3 años mande sobre todos. Lo ideal sería pasar a una síntesis entre estos dos opuestos en la que el profesor no tenga que pegar a los niños y en la que los niños no sean unos tiranos repelentes.

 

Redacción: Román Aday / Fotografías cedidas por Iñaki Domínguez
Publicado por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies